miércoles, 18 de enero de 2012

Jornadas por un Estado Laico

Hoy he estado en el segundo día de las Jornadas por un Estado Laico. Entre la gente, la mayoría eran profesionales de la enseñanza. No voy a resumir lo que han expuesto cada una pero sí que eran todas partidarias de una escuela pública laica, en la que en vez de obligar a ésta a ofrecer la asignatura de Religión católica, hubiese otras asignaturas alternativas a dicha materia. Lo que no me ha quedado claro después de sus exposiciones, es qué alternativa ofrecería la escuela: ¿Ética, Educación para la ciudadanía, Educación en la democracia???? Desde mi completa ignorancia sobre el tema de Educación en Euskadi, me parece muy complejo elaborar una asignatura que aglutine todos los intereses de padres y madres puesto que siendo la ética algo tan subjetivo y variable, ¡qué difícil llegar a un consenso!!!! Además, si pienso en mi vivencia personal con respecto a dicha asignatura, las conclusiones son curiosas: por circunstancias de la vida, he tenido la suerte (o desgracia según se mire), de estudiar en tres colegios diferentes: en el primero, estudiábamos Historia de las religiones, en el segundo, Ética, y en el tercero, Religión católica. Y qué paradoja que la asignatura que más me formó como persona de todas, fue Religión católica. Y no por la materia en sí, a mí el catolicismo siempre me ha producido bastante rechazo, sino por la persona que impartía dicha asignatura. Después de todo, el tener un título en Magisterio o cualquier otra disciplina que te permita impartir clases, no implica que seas una buena enseñante y que los valores que transmitas a tus alumnas sean los más adecuados, al final y sé que siempre digo lo mismo, lo que importan son las personas, da igual que impartan Historia de las religiones o Griego.